¿Hay demasiadas recetas saludables en tu “feed” de Instagram?  ¿Intentas llevar una dieta equilibrada, pero simplemente no tienes tiempo para comer sano?  Seguro que conoces a una infinidad de personas que aseguran que están haciendo una dieta que les va a cambiar la vida.  Sí, la restricción de alimentos o solo beber zumo vegetal pueden ayudarte a perder peso de forma rápida…  Pero ¿de forma saludable? ¿Con un cambio de mentalidad que se quede de por vida? Eso ya es más difícil.  Con nuestros actuales estilos de vida, cada vez más ajetreados pero también sedentarios, lograr una dieta saludable, sostenible, que se adapte a nuestros horarios y que sea asequible a nuestros bolsillos parece una tarea imposible. Hoy analizaremos los principales impedimentos a las que se enfrenta la sociedad a la hora de decidir sobre nuestros hábitos, que, al fin y al cabo, determinan nuestra salud mental y física.

 

La obesidad conquista el planeta 

La obesidad es uno de los problemas a los que se enfrenta un gran porcentaje de la población mundial. Según la OMS, en el año 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. La obesidad es causada principalmente por el aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calóricos y un descenso en la actividad física debido a una naturaleza, cada vez más sedentaria, de determinadas formas de trabajo, modos de transporte, etc. Aún más, con la época tan difícil que está viviendo la humanidad, con la presencia del COVID-19 en nuestro día a día, este sedentarismo se acentúa.

 El sobrepeso y la obesidad  incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares, favorece la aparición de diabetes, incrementa la posibilidad de presentar trastornos del aparato locomotor y además puede aumentar el riesgo de padecer cáncer.

Es cierto que para comer de forma saludable es importante la responsabilidad y la consciencia individual, pero no por ello debemos de quitar importancia al contexto social, demográfico y económico de cada individuo. Por otro lado, la industria alimentaria tiene que ser consciente de su papel en la promoción de estilos de vida saludables. Además, la nueva realidad nutricional es diferente a la de hace unos año; ahora los países de bajos ingresos presentan personas desnutridas y con problemas de obesidad a partes iguales. ¿Qué es lo que pasa en estos países? Lo que predomina son sistemas alimentarios en los que una gran parte de la población no tiene acceso a la información sobre lo que es una “dieta saludable, segura, asequible y sostenible” asegura el director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS, Francesc Braca.

 

“¡No tengo tiempo!”

Uno de los grandes culpables a la hora de comer de forma saludable, es una frase que habremos escuchado miles de veces, e incluso habremos pronunciado nosotros mismos: “Es que no tengo tiempo”. Provengas de donde provengas, seguro que has echado la culpa a la falta de tiempo de tu dieta tan pobre. Tenemos una creencia de que, para comer sano, hay que echarle tiempo en la cocina… y justo en esta época, precisamente lo que nos falta es eso. Estamos absortos en nuestro trabajo, en los familiares, en tantas cosas a la vez que creemos que lo mejor es comprar comida ultra procesada porque es la opción más rápida y fácil de hacer. Pero ¿realmente creéis que necesitamos tanto tiempo para preparar una comida saludable?

Muchas personas tienen una concepción de que la comida sana y las recetas saludables requieren mucho tiempo y que son difíciles. También piensan que el esfuerzo de estar ahí horas y horas no vale la pena, o que simplemente no les compensa. Otras piensan que su tiempo limitado de descanso no deberían de pasársela cocinando. De esta manera, nos refugiamos en la comida altamente procesada y de baja calidad nutricional para salir del paso. Si hacemos esto de vez en cuando, no pasa nada.  Sin embargo, ¿Qué pasa cuando esto se convierte en una rutina? Es muy fácil que alimentos que estén diseñados para agradar y crear adicción se conviertan en una costumbre.  ¿Cómo conseguimos comer de forma saludable sin ceder hacia la comida basura por nuestra falta de tiempo?

Una dificultad añadida al comer de forma saludable: la desinformación

Otros de los grandes problemas a los que se enfrenta la sociedad actual es al bombardeo constante de información. Las personas que han nacido, por lo menos, antes de los 2000, aún recordarán cómo teníamos que buscar en la Enciclopedia o en el diccionario alguna palabra que no conocíamos… Hoy en día, es tan sencillo como poner en el buscador del móvil la palabra en cuestión para aparecer con millones de resultados en cuestión de milésimas de segundos.  Sin lugar a duda, Internet ha cambiado el mundo… pero como predica la filosofía china, todo tiene una manifestación dual. En todo lo bueno, existe algo malo y viceversa.

Antes de internet, la desinformación era algo habitual… no todo el mundo tenía acceso a recursos y las creencias populares eran consideradas la verdad. En este contexto, reinaba la desinformación definida como: “Falta de información”. Sin embargo, con la aparición de las redes sociales, la desinformación comienza a tener otra connotación, entendido como “información errónea, que se da, generalmente de manera intencionada” y así pasamos a hablar de la sobreinformaciónHoy en día, cualquier persona puede escribir algo en internet que revolucione al mundo. Puede mentir, y hacer que todo el mundo se lo crea. Por esta misma razón, los grandes gurús de las redes sociales tienen tanto poder, y una parte de la sociedad exige que esto se regule. ¿Qué tiene que ver todo esto con comer de forma saludable? Por la cantidad de información errónea y manipulada que se ofrece sobre la alimentación

Los expertos ya hablan sobre una sobrecarga informativa o “infoxicación”. Estos términos se refieren al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión sobre determinado tema. Esto mismo pasa con la nutrición. Ya no sabemos qué hacer con tanta información.

¿Qué es bueno para ti?

 

¿Cuántos tipos de dieta habéis visto que afirman perder peso, reducir el estrés, combatir enfermedades…? Es verdad que actualmente tenemos acceso a una gran cantidad de información que nos puede ayudar a tomar decisiones buenas para nuestro organismo. Sin embargo, podemos caer fácilmente en la mentira y en el engaño ya que, en internet, cualquier persona se puede hacer pasar por un experto en determinado tema.

¿Habéis oído hablar sobre la dieta keto? ¿Y de la dieta raw food? Seguro que habéis oído hablar también del ayuno intermitente. Es importante saber distinguir entre dietas potencialmente peligrosas, y dietas diferentes a lo establecido que te pueden funcionar. Siempre hay que tener en cuenta las necesidades nutricionales básicas del ser humano. Aquí hacemos hincapié en desarrollar la capacidad intuitiva y el pensamiento racional para que tomes decisiones conscientes y que de verdad sean buenas para ti. Es importante hacer una introspección y valorar qué es lo que te funciona, y qué es lo que no. Por eso mismo, queremos recalcar que las personas podemos funcionar de formas distintas.

 

Batch cooking

Hoy queríamos hablaros sobre un fenómeno que está arrasando en las redes, y que pensamos que podría ser una alternativa hacia todas esas personas que están preocupadas por llevar a cabo una dieta saludable, pero les falta tiempo para hacerla. Gloria Carrión es una bloguera con más de 300.000 seguidores, que comparte sus recetas veggies y su planificación semanal. La forma de organizarse de Gloria, y de muchas personas más,  se denomina batch cooking. Hoy en día puedes encontrar una gran cantidad de “foodies” que comparten sus recetas y sus menús semanales.

El batch cooking es algo tan sencillo, y tan fácil que habrás pensado: ¿Y por qué no se me ha ocurrido antes? Este término está asociado a una forma de cocinar, no a una dieta específica, por lo que se puede adaptar a la mayoría de las personas.  ¿En qué consiste el batch cooking? Consiste principalmente, en dedicar un día a la semana, o una mañana… o una tarde… a cocinar toda la comida que vas a comer en la siguiente semana. ¿Requisitos? Que se conserve bien en la nevera o que se congele bien. No hay más.

Cuando no tenemos tiempo entre semana para cocinar, ahí es donde solemos recurrir a los alimentos prefabricados, y a veces, de baja calidad nutricional. Esta es una forma de aplacar estos malos hábitos y de favorecer tu salud mental y física, tu bolsillo, tu creatividad y tu tiempo libre.

 

 Pan de Masa Mater en vuestro batch cooking de la semana

En la actualidad existen muchas opciones y ejemplos de cómo podría ser un menú de batch cooking semanal. Una rutina que muchas personas adoptan es la de utilizar la tarde del domingo para planificar y cocinar. A continuación os dejamos un ejemplo de cómo podría hacerse vuestro “batch”.

Os recordamos que también es posible hacer pan de masa madre para toda la semana. Una idea panarra  podría ser dejar vuestro pan fermentando la noche anterior, para el domingo por la tarde incluirlo en vuestra tarde de cocina. En verano, con dejarlo fermentando por la mañana y hornearlo por la tarde sería más que suficiente. Muchos seréis conscientes de que el pan en la dieta española es fundamental, para acompañar comidas o incluso para desayunar o merendar. Si queremos cuidar nuestra dieta, lo más adecuado sería recurrir a panazos de alta calidad nutricional y que tengan ingredientes reales. Aquí es donde intervenimos nosotros, podéis incluir Masa Mater en vuestro “planning” y podéis hacer vuestro pan para toda la semana. Fácil y sin mayor complicación.  Si es tu primera vez haciendo pan, podéis consultar “Mi Primer Pan” para ver cómo es la experiencia de elaborar tu propio pan.

No hay una sola fórmula mágica, hay muchas

Para concluir, con todo esto os queremos dejar claras algunas cosas. Existen muchas soluciones para poder comer de forma saludable, lo importante es siempre tener un sentido crítico y valorar si eso funciona para nosotros.

Aquí, simplemente os proponemos una posible solución a vuestra falta de tiempo, pero esto no implica que necesariamente sea vuestra mejor opción. Es imprescindible que nos tomemos tiempo para explorar las opciones y valorar cuál es la que se ajusta mejor a nosotros mismos y a nuestro estilo de vida. Lo que funciona para una persona, puede no funcionar para otra. Eso es bueno recordarlo, porque se aplica a muchos aspectos de nuestras vidas. Aquí invitamos a la introspección y a conocernos a nosotros mismos. 😊 

Os animamos a todos a probar esta técnica de planificación y ver si es para vosotros o no. Comer de forma saludable con poco tiempo ES POSIBLE. ¡Si alguno ya lo ha intentado y tiene algún comentario al respecto, somos todo oídos! 😊 ¡Nosotros ya hemos incorporado Masa Mater a nuestros batch cooking! Estad atentos a nuestro blog en este link para futuras entradas sobre temas relacionados.  

Sucríbete a la lista de correo de Masa Mater

Sucríbete a la lista de correo de Masa Mater

Recibirás información panarra que te ayudará a empezar o mejorar tu pan de masa madre

Estás suscrito

Abrir el chat
Hola panarra,
¿Tienes alguna duda?